¿Cómo hacer un relleno para cajas de regalo? Paso a paso

Aprende cómo hacer un relleno para cajas de regalo muy fácilmente en pocos pasos. Una forma de proteger tus regalos y darle un toque original.


¿Quieres causar una buena impresión con tu caja de regalo? ¿Quieres presentar un embalaje bonito y proteger el producto al mismo tiempo? Sigue nuestros trucos y consejos y aprende a elaborar un relleno original para tus regalos muy fácilmente en pocos pasos.

Por supuesto, estos consejos también pueden ser muy útiles para pequeñas tiendas y comercios, que pueden utilizar estas ideas para el embalaje de sus envíos, regalos a clientes o simplemente para darle un toque especial a sus embalajes.

5 rellenos para cajas de regalo y un millón de posibilidades

Existen muchos materiales y formas diferentes de hacer el relleno de tus cajas de regalo y garantizar la protección de los productos al mismo tiempo: desde materiales tradicionales, hasta los recursos más originales. Descubre algunos de los más utilizados:

1. Virutas de papel

Sin duda, uno de los rellenos más clásicos y encantadores, creativo de por sí. Se trata de pequeñas virutas de papel con las que puede rellenarse el interior de cualquier tipo de embalaje para cubrir el producto y garantizar su protección. Sencillas, útiles y muy eficaces. 

Una de las grandes ventajas de este tipo de relleno para embalaje es la posibilidad de combinar distintos colores y, así, darle un toque creativo y distintivo a su interior. Una buena idea, si se trata de un comercio, puede ser utilizar estas virutas con los colores corporativos de la marca o negocio.

2. Plástico de burbujas

El plástico de burbujas siempre es una buena opción para rellenar el interior de un regalo. Te será de gran utilidad si vas a regalar productos delicados, especialmente cristal, debido a sus amplias propiedades para frenar y absorber los impactos.

Aunque no te parezca un material muy original ni creativo ¡te equivocas! Puedes recortar pequeños trozos con formas originales como estrellas, corazones, círculos o cualquier forma que se te ocurra y luego pintarlos con spray de distintos colores. La combinación de colores y formas será sin duda de lo más original.

3. Cartón ondulado o papel kraft

Otra opción interesante para proteger los productos en el interior de un embalaje es utilizar el propio cartón ondulado. Existe rollos de cartón que cumplen una función muy similar al plástico de burbujas. Desata tu imaginación: coge el rollo de cartón o papel kraf y recórtalo, pintalo, doblalo de mil formas. Un relleno simple que permite un sinfín de posibilidades creativas.

Al ser más o menos fino, además de servir para relleno también puedes utilizarlo para envolver cada producto individualmente en el interior de tu regalo y lograr un toque de misterio adicional antes de desenvolverlo.

4. Bolsas de aire

Se trata de unas pequeñas bolsas rellenas de aire. Son una forma muy original de rellenar un regalo. Además, en cuanto a protección, este relleno hace las mismas funciones que los rellenos descritos anteriormente. La que sin duda es su ventaja principal es su peso. Al estar rellenos de aire no pesan absolutamente nada. Eso sí, aunque original, como relleno para un regalo puede resultar un poco “frío” y poco personal.

Sin embargo, uno de sus inconvenientes respecto a otros materiales es que su composición. Al ser de plástico resulta menos ecológico y es difícil reutilizarlos si tienen fugas de aire.

5. Chips de relleno

Este material de relleno para embalajes es perfecto cuando queremos algo ligero que cubra todo el interior de nuestro regalo. Se trata de unas pequeñas piezas, o “chips”, que cubren los productos y que los mantienen aislados de pequeños desperfectos. Son fáciles de conseguir y pueden reutilizarse. Y lo mejor: puedes encontrarlas en distintos colores. ¡Combínalos para darle un toque original al relleno de tu regalo!

Recomendaciones para hacer el relleno de una caja para regalo

Ahora que ya tienes algunas recomendaciones sobre cómo hacer el relleno para una caja de regalo, es hora de decirte por uno, pero ¿cuál es el mejor relleno? Como ves, tienes a tu disposición un amplia lista de materiales. La mejor opción a la hora de elegir uno en concreto es pensar en el regalo y a quién va dirigido: edad, gustos, personalidad, etc. 

En muchas ocasiones, por ejemplo, te interesará envolver de forma específica cada elemento por separado, por lo que el rollo de cartón o el papel de burbuja puede ser la mejor idea, pero ¿son la mejor opción desde el punto de vista creativo?. En casos similares lo recomendable es escoger un punto medio entre protección del interior de nuestro regalo y su personalización para el destinatario del mismo. ¡Toca ser creativo! No te preocupes si no queda perfecto, como en todo regalo, la intención es lo que cuenta.