¿Qué es la densidad del cartón y cómo se mide?

La densidad del cartón es una de las propiedades más importantes de este material. Descubrimos en qué consiste, para qué sirve y cómo se mide. El cartón es un material biodegradable muy útil para la fabricación de cajas y todo tipo de packaging.

El cartón se elabora a partir de capas superpuestas y adheridas de papel elaborado a partir de fibras vegetales vírgenes o recicladas, según el caso. Esto hace que sea más duro, resistente y grueso.

Sin embargo, estos tres valores que acabamos de citar dependen, en buena medida, de la densidad que se le otorga en el momento de su elaboración. Pero ¿qué es la densidad del cartón exactamente? En Cartonajes Malagueños te lo queremos explicar para que te quede absolutamente claro.

¿Qué es la densidad del cartón y cómo se mide?

El concepto densidad del cartón hace referencia al grado de compactación que se ha dado al material durante el proceso de fabricación. En esta industria se suele medir mediante una unidad conocida como kilogramos por metro cúbico (kg/m³). Cuanto mayor sea el número de kilogramos por metro cúbico, mayor calidad tendrá el cartón.

Gramaje, densidad y grosor del cartón

Sin embargo, la densidad no es el único valor que se utiliza para medir la calidad y las características de una plancha de cartón. Hay otros dos que también debes conocer:

  • Gramaje. Es el número de gramos que pesa el cartón por cada metro cuadrado de superficie, por lo que se expresa en g/m². Al igual que sucede con el calibre, el cual analizaremos más adelante, se trata de una unidad más práctica en el trabajo cotidiano. Lo normal es que el gramaje del cartón utilizado en las fábricas de cajas cartón y envases oscile entre los 160 g/m² y los 600 g/m².
  • Grosor. Esta unidad mide la distancia que hay entre la lámina superior e inferior de la plancha de cartón. Se mide en micras (µm), es decir, en milésimas de milímetro. La mayoría de cajas de cartón del mercado tienen entre 350 y 800 µm de grosor.

Densidad y calibre del cartón

En el día a día es muy habitual usar el término “calibre” en lugar de “densidad”, ya que maneja valores más reducidos y prácticos. En concreto, lo que hace el calibre es expresar la superficie de cartón medida en metros cuadrados por cada 10 kg de peso.

Por ejemplo, 10 kg de cartón pueden suponer 5 metros cuadrados, pero también dos o diez. En cada uno de estos casos, el material poseerá una densidad diferente y, por tanto, mayor o menor robustez, resistencia y dureza.

Calidades más habituales y sus usos

Como hemos dicho antes, cada plancha de cartón está formada por, al menos, dos láminas en cuyo interior se sitúa una hoja de papel kraft ondulado. En este sentido, debemos hablar de tres tipos de ondas:

  • Ondas A. Son las que permiten obtener un cartón de mayor calidad y con mejores propiedades mecánicas. Eso sí, este tipo de ondas son muy anchas y pueden alcanzar los 5 mm. Por tanto, su resistencia a la humedad y al apilamiento es excepcional. Suelen usarse para envasar objetos pesados.
  • Ondas C. Oscilan entre los 3,2 y los 4 mm. Actualmente, son las más utilizadas en la fabricación de embalaje, ya que ofrecen un espesor más reducido y una gran rigidez estructural. Ofrecen sus mejores prestaciones en el envasado de productos ligeros y de peso intermedio.
  • Ondas B. Las recomendadas para envasar objetos pequeños. Puede ser de entre 2,2 y 2,8 mm.
  • Ondas E. También conocidas como microcanales debido a su reducido tamaño. Proporcionan un cartón ideal para cajas impresas con logotipos, imágenes y mensajes corporativos.

Ahora bien, una plancha de cartón puede tener varios canales de ondas. De hecho, los modelos más gruesos y robustos alcanzan los tres, si bien es cierto que se pueden combinar varios grosores en una sola. Todo depende de la calidad que se le quiera proporcionar.

En definitiva, la densidad del cartón, al igual que el resto de términos que hemos explicado en este artículo, es un concepto muy importante para entender la calidad de una caja o de cualquier envase. En Cartonajes Malagueños esperamos haberte ayudado a comprenderlo mejor, pero si te ha quedado alguna duda puedes ponerte en contacto con nosotros. La resolveremos encantados.

 

Fuente:

Imagen de Michael Bußmann en Pixabay