¿Qué es el smart packaging y cuáles son sus ventajas?

¿Puede un envase garantizar que un producto llega en perfectas condiciones al consumidor? La respuesta es que sí. De hecho, son muchas las innovaciones tecnológicas que lo han hecho posible. Es lo que se denomina smart packaging o “envasado inteligente”. Aquí queremos contarte cómo funciona exactamente.

¿Qué es el smart packaging o packaging inteligente?

El smart packaging es una tecnología de embalaje y envasado creada para asegurar la calidad de los productos durante su transporte y almacenamiento. Para ello, brinda información acerca de la temperatura, la humedad y el nivel de degradación.

Características del smart packaging

Tras la definición que acabamos de dar, podemos añadir que el packaging inteligente tiene la función de monitorizar todos los cambios experimentados por el producto envasado. Algo que es especialmente útil en el caso de los alimentos, pero que puede aplicarse a otros muchos artículos de consumo.

Para ello, emplea una serie de sensores y dispositivos electrónicos que ofrecen información en tiempo real sobre:

  • Temperatura y tiempo. Su misión es ofrecer información acerca de la temperatura a la que ha estado expuesto el producto y durante qué cantidad de tiempo.
  • Humedad. Mide el porcentaje de humedad relativa ambiental presente en el lugar de almacenamiento o en el medio de transporte empleado.
  • Localización. Se basa en el uso de etiquetas RFID, es decir, de identificación por radiofrecuencia. Resultan muy útiles para realizar la trazabilidad del producto desde que sale del productor, es decir, controlar su ubicación en todo momento.
  • Degradación. A partir de todos los datos obtenidos, el envase puede determinar si el producto sigue siendo válido para el uso o el consumo humano.

Sin duda, se trata de una información muy útil para los responsables logísticos, ya que pueden tomar decisiones destinadas a preservar mejor los productos envasados. Sin embargo, este proceso también puede realizarse de manera automatizada si se añade el packaging activo al packaging inteligente.

La función del packaging activo es corregir las condiciones nocivas detectadas por los sensores citados antes. Generalmente, absorben algún agente dañino ambiental, emitiendo alguna sustancia al aire o cambiando de forma automática la iluminación del espacio.

Ventajas de usar smart packaging

Es cierto que los productores, distribuidores y vendedores obtienen muchos beneficios del packaging inteligente. Al fin y al cabo, consiguen una información valiosa de cara a preservar el buen estado del producto durante más tiempo, lo que incrementa las posibilidades de venta.

Además, el packaging inteligente les resulta muy útil a la hora de optimizar el transporte de los productos y, en consecuencia, incrementar su eficiencia logística. Algo que les ayuda a diferenciarse de la competencia, a generar una ventaja y a obtener un mayor grado de satisfacción por parte de sus clientes.

Evidentemente, los usuarios también se benefician del envasado inteligente. Pero ¿cómo exactamente? Te lo explicamos a continuación:

  • Pueden conocer el estado exacto de degradación del producto. Esto reduce el riesgo de sufrir una intoxicación alimentaria. Además, disminuye la cantidad de alimentos desperdiciados.
  • Consiguen información sobre el procesado, almacenamiento y distribución del producto. Datos que, en muchas ocasiones, no son fáciles de obtener.
  • Una vez que llegan a casa, saben mejor cómo conservar el producto. Puesto que todos esos datos citados anteriormente también pueden estar a su disposición.

Pero ¿cómo se puede acceder a toda esta información? Los productores suelen tener dispositivos especiales de lectura. Asimismo, estos sensores pueden enviar la información a través de una red de Internet WiFi hasta un equipo cercano. Después de la compra, el usuario también puede acceder online a estos datos.

Soluciones de smart packaging

Como ya hemos dicho, el smart packaging está gozando de un gran éxito en la industria alimentaria. Muchas marcas ya han empezado a apostar por él, como vas a ver a través de estos ejemplos:

  • Indicadores de temperatura. Son utilizados, actualmente, por las marcas de cerveza Cruzcampo y Heineken. Hace algún tiempo, la firma española incluyó un pequeño círculo gris que, cuando la cerveza alcanzaba su punto óptimo de frescura, se tornaba azul. Recientemente la compañía holandesa copió este modelo en sus latas.
  • Cambio de diseño al acercarse la fecha de caducidad. Ya hay tetrabriks de leche y de otras muchas bebidas que cambian su estética conforme se degradan para alertar a los usuarios y reponedores.
  • Cambio de color del envase. Otra forma de alertar del deterioro del producto. En este caso, de la fruta y la verdura. El envase contiene sustancias que cambian de color cuando las características organolépticas varían.

En conclusión, la industria del packaging y en concreto, el smart packaging, se encuentra en un momento de pleno crecimiento. De hecho, las cifras de inversión no paran de aumentar y los expertos aseguran que es el futuro de muchos sectores, aunque todavía son pocas las empresas que han dado el salto de empezar a utilizar envases inteligentes. ¿Quién sabe lo que nos deparará el futuro?

 

Foto de Bermix Studio en Unsplash