Preparar y embalar artículos frágiles para que en el envío no se malogren puede ser especialmente engorroso. Pero hay algunas cosas que se pueden hacer para garantizar la entrega segura de tus productos frágiles. Estos son algunos consejos para embalar adecuadamente productos frágiles.

Consejos para embalar productos frágiles

Embalaje con el tamaño correcto

La caja o el recipiente que usas para guardar tus artículos frágiles es uno de los medios más importantes que se debe proteger durante el envío. En la mayoría de los casos, las cajas en lugar de los sobres o los envíos por correo serán preferibles cuando se trata de enviar productos que podrían romperse. Pero también deberás asegurarte de comprar cajas del tamaño adecuado para tus productos.

Idealmente, querrás elegir cajas que sean lo suficientemente grandes como para que se ajusten al producto, pero no tan grandes que el producto envuelto rebote en el interior de la caja mientras se manipula.

Obtener suficiente material de embalaje

Aquí es donde hay que hablar de los materiales de envoltura. En muchos casos, se puede optar por un envoltorio de burbujas o un material de protección similar para envolver los productos, asegurándote de cubrir cada superficie y sección. Si tienes artículos con formas únicas, cajas grandes o más de un producto que necesita incluir en una caja, es posible que también necesites virutas de papel para llenar el resto de la caja, además de la envoltura protectora alrededor del producto.

Proteger los elementos entre sí

Cuando piensas en qué puede amenazar a tus productos frágiles, probablemente imagines que tus cajas se tiran, se caen o se manipulan de alguna manera. Pero un manejo rudo no es la única forma en que tus artículos frágiles pueden dañarse en el proceso de envío. La lluvia, los charcos de agua estancada y otros elementos también pueden amenazar una entrega segura. Las bolsas de plástico o envoltorios de plástico pueden ser excelentes en esas circunstancias para evitar que la humedad u otros elementos potencialmente dañinos lleguen a sus productos y los arruinen.

Pegar la envoltura de forma segura

El material de embalaje de protección que elijas para envolver tus productos para mantenerlos seguros puede variar según los tipos de artículos. Pero lo único que no cambia es el hecho de que necesitas esos materiales de protección para que en el proceso de envío llegue tu producto en una sola pieza. Por esa razón, es probable que desees utilizar cinta de embalaje, bolsas que se cierren con cremallera u otros materiales de embalaje seguros para mantener tus envolturas en su lugar hasta que el paquete llegue a su destino.

No mantener los artículos demasiado apretados

Si bien es importante envolver los materiales de manera segura, también es fundamental evitar envolver los artículos con demasiada fuerza. Hacerlo puede potencialmente ejercer mucha presión en artículos frágiles como cristalería o antigüedades. Y esa presión puede hacer que sea más probable que esos artículos se rompan durante el proceso de envío. En su lugar, trata de envolver tus artículos de manera segura pero suelta. Los detalles específicos pueden cambiar según el tamaño y el estilo del producto, pero solo trata de evitar poner demasiada tensión en los artículos cuando los envuelva.

Sellar la caja cerrada

Una vez que estés satisfecho con la forma en que ha envuelto el artículo dentro de su caja o paquete, deberás sellar la caja en sí. No escatimes en la cinta. De lo contrario, si tu paquete se abre durante el proceso de envío, todo el trabajo arduo que hayas hecho para envolver ese artículo frágil será en vano. En su lugar, usa cinta de embalaje de alta calidad y cubre todas las posibles aberturas en todos los lados de la caja.

La distancia influye en el embalaje

Es una ley básica de envío: cuanto más lejos tenga que viajar tu paquete, más será manipulado. Esto significa que si realizas envíos internacionales o a una ubicación que está bastante lejos, tu paquete tendrá muchas oportunidades de ser caído o mal manejado. Por lo tanto, en esos casos, es posible que debas agregar una capa adicional de envoltura o cinta para asegurarte de que tus artículos permanezcan seguros durante todo el viaje.

Etiquetar tu paquete

Incluso si has envuelto los artículos y has asegurado que la caja era la adecuada, las personas que manejan los paquetes no necesariamente saben que tus artículos son frágiles a menos que se lo digas. Y es muy sencillo. Solo tienes que etiquetar exteriormente tu paquete como frágil en cada lado para que, sin importar cómo alguien coja la caja, vea la etiqueta. Si envías una gran cantidad de artículos frágiles, incluso podrías considerar comprar un sello que pudieras usar en todos los paquetes.

Asegurar los artículos y los envíos

Finalmente, da igual lo cuidadoso que hayas sido al envolver tus artículos, no se puede controlar cada aspecto del viaje una vez que haya comenzado. Es posible que surjan problemas. Por eso, si tus artículos son frágiles, valiosos o irremplazables, puedes considerar asegurarlos.

En definitiva embalar objetos frágiles es una de las tareas más delicadas y complejas, así como una de las más importantes, ya que la seguridad de tus objetos más delicados depende en gran medida de su adecuado embalaje.